7 oct. 2009

ISLA DE ST. MARIE ó Libertalia. Agosto 2009.


Isla de Sainte Marie es una isla granítica de 57 kilometros de largo y se encuentra a 8 km de la costa oriental de Madagascar.
La Isla de Sainte-Marie, conocida como Nosy Boraha (en malgache), es una isla en la costa este de Madagascar. 

La ciudad principal es Ambodifotatra y tiene una población estimada en 16.000 habitantes.





 
Constituido por una cadena de islas, Sainte-Marie se encuentra rodeada por otras islas más o menos importantes con nombres muy alusivos, como "Ile aux Nattes", (la isla con las trenzas), el "Ile au Madame" (pequeña isla Señora) y " Ile aux Forbans "(las islas con los Piratas).

 
 Se cree que aquí se fundo la República de Libertalia.
Libertalia es el nombre de una colonia establecida , por el capitán Misson y el fraile Caraccioli , a finales del s. XVII. Los piratas tomaron la decisión de colectivizar los barcos, sometiendo las cuestiones al Voto de la Compañía, dar un trato humanitario a los prisioneros y prohibieron el alcohol y la blasfemia; así como obligarse mutuamente al trabajo y la defensa. Eran igualitarios en sexo (hubo capitanes mujeres) y no castigaban la homosexualidad, al contrario de las marinas civiles y militares del momento, donde era severamente castigada. En los barcos se solía permitir el alcohol, por lo que no era raro que bandearan por el mar sin decidirse a un sitio u otro.
El único resto que queda es el Cementerio de los Piratas. En el norte de la isla, cerca del pueblo de Ambodiatafana, una playa de fina arena blanca está partida por una barrera de rocas negras despedazadas. Un camino conduce a un cementerio de piratas, un lugar romántico y conmovedor.
Aún hoy día, algo de esa atmósfera perdura en el inquietante cementerio pirata, una visita obligada. Numerosas lápidas desperdigadas, rematadas en forma de sombrero pirata esperan al viajero con leyendas casi ilegibles por el paso del tiempo.

En los buques piratas de la época era frecuente que no hubieran distinciones. Los capitanes se elegían por votación y eran considerados iguales que sus compañeros, teniendo como función la de dirigir el barco durante los combates y siendo iguales a la hora de repartir el botín.
En estos barcos se daba un trato igualitario a sus tripulantes, por lo que no era raro que se convirtieran en el único sitio donde podía acudir un esclavo fugado y ser tratado en plano de igualdad con todos, al igual que los nativos americanos.

+ INFO: http://elviajero.elpais.com/articulo/viajes/Sainte/Marie/isla/piratas/elpviavia/20050611elpviavje_12/Tes


1 comentario:

chinese dijo...

Chemita ...Vaya blog mas chulo....