18 sept. 2010

LIVINGSTON, el Caribe de Guatemala.

Dejamos el Petén y nos dirigimos hacia la costa del Caribe. Llegamos a Rio Dulce, donde embarcamos en una lancha con el capitán Quinillo. El Rio Dulce es un rio grande, de 500 a 1500 metros de anchura en gran parte de su longitud, su curso de agua  es alrededor de 30 kilómetros de longitud. Un recorrido a través de Rio Dulce nos brinda la oportunidad de observar una gran cantidad de aves de distintas clases, desde las endémicas hasta las de la selva tropical. Hermosos paisajes pueden ser apreciados a lo largo de todo el rio.

Castillo de San Felipe

El fuerte de San Felipe de Lara, llamado localmente El Castillo, esta ubicado recorriendo todo el cañón de Rio Dulce llegando al punto donde el rio nace en el lago Izabal. El fuerte fue construido allí por los Españoles, para impedir a los piratas ingleses invadir las aldeas y atacar a los barcos a lo largo de las costas del Lago Izabal.

Llegamos a Livingston, que está situada a lo largo de la costa caribeña, y sólo se puede acceder a ella en barco. Hay dos ferries que llegan todos los días desde Rio Dulce y Puerto Barrios. En el pasado Livingston fue el puerto más importante   del Caribe en Guatemala, pero eso fue antes de que se construyera Puerto Barrios. Hoy es simplemente un destino popular para viajeros en busca del estilo y ritmos caribeños, de mariscos y música llena de energía. Aquí, conviven sin problema, los garífunas (mezcla de negros e indios caribes), mayas y ladinos.

Cenamos en el restaurante Margoth y probamos la especialidad, el tapado (sopa de mariscos con coco y banano). Os pongo la receta: http://www.guate360.com/blog/2007/02/01/desde-izabal-el-tapado-de-mariscos/

También, oímos la música garífuna, punta, que es muy rítmica y contagiosa, que invita a bailar, un baile erótico y con mucho movimiento de caderas.

Al día siguiente, nos fuimos de excursión a Siete Altares, situado a unos 5 Km. de Livingston. Es este es un verdadero paraíso de cascadas de agua dulce y rocas profundas de aguas cristalinas que  desde la montaña, y en el corazón de la selva tropical baja con un río de agua limpia, fresca y cristalina que desemboca en el mar Caribe. En su descenso, dibuja formas caprichosas en la piedra, excava pozas de todos los tamaños y forma cascadas y juegos de agua. Se asciende por el río hasta llegar a la cascada más grande, donde nos dimos un agradable chapuzón.DSCF0792

Luego, fuimos a un bar donde conocimos a Héctor y Arturo, dos garífunas que nos contaron algunas historias sobre su pueblo.

Seguimos en lancha hasta Playa Blanca, hermosa playa de arena blanca y aguas cristalinas situada a unos 25 minutos de Livingston. Accesible únicamente por mar, lo que hace de ella un lugar paradisíaco y privado. Se puede llegar en lancha privada y/o colectiva; es una travesía tranquila y muy recomendable que te acercará al mar Caribe en toda su belleza y esplendor.

Allí, descansamos, nos bañamos, nos tomamos un coco al ron y nos relajamos porque el viaje llegaba a su finDSCF0794 .

Al día siguiente, nos íbamos a Antigua, última tarde de compras y al otro día, el vuelo de regreso.

Y este es el pequeño relato de mi viaje por Guatemala. Un pequeño país, pero muy variado en paisajes, gentes, culturas, etc. al que se recomienda visitar.

¡ Hasta pronto, Guate !

+ INFO: http://www.livingston.com.gt/index.html

http://www.garifuna.com/index._espa%F1ol.htm

No hay comentarios: