15 mar. 2011

RENNES, capital de Bretaña.

 

La capital de la Bretaña es una ciudad llena de contrastes. En su centro histórico se unen la madera, pintada con mil colores, y la piedra; casas medievales llenas de encanto y suntuosos edificios dieciochescos, como el Palacio del Comercio, al más puro estilo parisino.Rennes place de la République DSC 4521.JPG

La Rennes medieval estaba totalmente construida en madera, material que se extraía de los frondosos bosques que rodean a la ciudad. En la actualidad, Rennes - junto a Vannes y Dinan - conserva los más antiguos ejemplos de arquitectura de madera de toda la región, a pesar del fatal incendio que se desató en la noche del 21 de diciembre de 1720 y devastó gran parte del casco antiguo.

Tras la catástrofe, el corazón de Rennes fue reconstruido siguiendo esquemas dieciochescos, con calles rectas y edificaciones en piedra.

     De ahí el extraordinario contraste que hoy se puede apreciar, con calles en las que una parte está construida en madera e inmediatamente después aparece la piedra, quedando así claro hasta dónde llegó el fuego destructor.

También de la época medieval datan las Puertas Mordelaises, único vestigio que se conserva de la muralla que rodeaba a toda la ciudad.

     En 1562, tras la anexión de la Bretaña al reino de Francia, Rennes obtuvo el privilegio de convertirse en sede del Parlamento de Bretaña, lo que se tradujo en un mayor esplendor.

Se encuentra en el corazón de un área urbana de 550 000 habitantes, repartidos entre unas 30 comunidades periurbanas. A 300 km de Paris, en el corazón de Bretaña, es una ciudad estudiantil con mucho ambiente, pero con una lluvia casi constante. Se habla, además del francés, el bretón (galó) que se enseña en la escuela y su número de hablantes va aumentando.Archivo:Rennes-031-1.jpg

La ciudad de Rennes es una de las ciudades más pequeñas del mundo con línea de metro.

Goza de un clima oceánico, con inviernos templados y húmedos, y veranos secos y moderadamente cálidos.

Rennes cuenta además con amplias zonas verdes, como el Parque Thabor y el entorno del canal de Îlle et Rance, ideales para pasear cuando la - casi constante - lluvia característica de la región deja paso a unos rayos de sol.

     Aunque, si lo que se desea es mezclarse con la multitud, nada mejor que acudir el sábado por la mañana al mercado de la Place des Lices, para disfrutar con los olores y el colorido de la fruta fresca y las flores.

     En la actualidad, la Rennes periférica es una ciudad moderna y funcional; sus dos universidades, con 60.000 estudiantes, son un foco importantísimo de investigación y desarrollo para toda la región.

 

Rennes, capital regional de Bretaña, ha conservado sus calles medievales, estrechas y sinuosas, milagrosamente preservadas del gigantesco incendio de 1720. Sus dos plazas reales, sus edificios públicos y su gran cantidad de palacetes también expresan la elegante solemnidad de la ciudad reconstruida en el s. XVIII según los planos de Jacques Gabriel. También es una ciudad joven que vio nacer a muchos grupos que marcaron el paisaje musical francés entre los años 1985 y 1990. Rennes cuenta con 80 edificios, o partes de edificios, clasificados oficialmente como Monumentos Históricos, entre ellos su importante casco viejo, en el que se puede contemplar callejuelas enteras flanqueadas de casas del siglo XVI, con fachadas de entramado de madera.Archivo:Rennes 12ruedelaPsalette.jpg

Entre otras atracciones arquitectónicas medievales y renacentistas, se pueden citar las puertas Mordelaises, entrada amurallada a la antigua ciudad medieval, las iglesias góticas de Saint-Aubin y Saint-Germain, la catedral Saint-Pierre de estilo barroco, y la capilla renacentista Saint-Yves, que alberga la oficina de turismo de la ciudad.

Rennes tiene la particularidad de tener dos plazas mayores del siglo XVIII: la plaza del Ayuntamiento, donde se encuentra también la ópera de Rennes, y la plaza del Parlamento de Bretaña, que marcó profundamente la historia de la ciudad. La plaza de la República es dominada por el imponente Palacio de Comercio, ocupado en la actualidad por la oficina central de correos. En el centro de la ciudad, el parque del Thabor se compone de un jardín a la francesa, otro a la inglesa, y un nutrido jardín botánico.Archivo:Parlement de Bretagne DSC08926.jpg

Otros edificios de interés del siglo XX son la piscina Saint-Georges, primera piscina con calefacción de Francia (inaugurada en 1923) y decorada con mosaicos de Isidoro Odorico, el centro cultural Les Champs Libres, donde se encuentra el Museo de Bretaña, el Teatro Nacional de Bretaña y las torres de viviendas Les Horizons, uno de los primeros rascacielos franceses, construido en 1970.

+ INFO: http://es.franceguide.com/ideas-de-vacaciones/turismo-en-ciudad/descubra-las-ciudades/rennes/home.html?NodeID=245

No hay comentarios: