20 jun. 2011

BADEN-BADEN, ciudad balneario.

Ubicada en el límite de La Selva Negra y el valle del Rin, Baden-Baden es una de las ciudades alemanas de más acusada personalidad.
La urbe está caracterizada por su belleza y su elevado nivel de vida. En el origen de todo ello está su hermoso entorno paisajístico y sus aguas termales, conocidas desde la antigüedad romana.

Baden-Baden fue conocida ya en la antigüedad en el Imperio Romano. Parece ser que el emperador Caracalla disfrutó de sus aguas termales.

Ya entonces se construyeron baños y termas, como se atestigua en las ruinas existentes en el casco antiguo de la ciudad.
En el medievo, a partir del siglo XII, recibió el impulso del poder de sus margraves (marqueses), con autoridad en su territorio.
Pero su desarrollo moderno tuvo lugar en el siglo XIX, cuando se transformó en centro de veraneo de la nobleza europea.
Gentes como Napoleón III, la reina Victoria o Bismarck figuraron entre las personalidades que gozaron de una vida plácida en Baden-Baden.
En la actualidad conserva una notable vida turística, amparada en su aguas, el Casino y un entorno sumamente bello.

Baden-Baden es famosa por sus aguas termales y como lugar de vacaciones de una sociedad europea con alto nivel adquisitivo.

Esta situada en un entorno montañés de La Selva Negra. Su orografía es sumamente atractiva como se intuye al señalar que la parte baja de su territorio está a poco más de 100 metros de altura sobre el nivel del mar (la zona del Rin) en tanto que alcanza en otros puntos (Badner Höhe) los 1000 metros.

La urbe, cosmopolita, sólo tiene unos 50.000 habitantes. El río Oos la divide en dos partes, en torno a la cual se acumulan los entornos boscosos y las residencias y hoteles de notable calidad constructiva.
La zona está también caracterizada por la riqueza vinícola, con buena producción de Riesling, un interesante vino blanco.

Edificios históricos, hermosas casas y suntuosos hoteles y palacios de veraneo se distribuyen en medio de una geografía de media montaña, sumamente verdeante.
El río Oos corre, rumoroso, por el fondo de valle, entre jardines llenos de belleza, donde, al atardecer pasean gentes lujosamente vestidas que acuden a fiestas o a jugar en el casino.
Pasear por Baden-Baden, conocer sus termas y centros sociales, participar en sus galas, es una magnífica forma de gozar del descanso.

Y también, si te apetece puedes tomar un baño en las termas de los Baños romanos.
En la zona histórica, bajo la Römerplatzt, se sitúan unas instalaciones de baños de la época romana, halladas en 1847 y que testimonian la antigüedad de la utilización de las fuentes termales
y no es demasiado caro. Se debe visitar el Trinkhalle, suntuosa galería de columnas corintias, construida en finales del XIX, donde se pueden beber aguas de los manantiales.

Pasear por el Lichtentaller Alle, el magnífico y umbroso paseo de Baden-Baden, al lado de la corriente del Oos. Se trata de un jardín inglés organizado en el siglo pasado, donde existen unas 300 clases de árboles y especies arbustivas.
En sus inmediaciones está también otro parque de inicios del siglo XX, la Gönneranlage, con hermosas fuentes y pérgolas.

Si tienes el bolsillo potente, puedes visitar el Casino de Kurhaus, edificio construido en el s. XIX por F. Weinbrenner, con salas para la amplia vida social de la localidad: galas, bailes, conciertos, etc.

+ INFO: http://www.baden-baden.de/es/

No hay comentarios: