3 mar. 2012

JOYA DE CERÉN, la Pompeya de América.

Joya de Cerén es un sitio precolombino de El Salvador situado en las proximidades de San Juan Opico y Las Flores en el departamento de La Libertad en el centro-oeste de El Salvador. Fue habitado por un pueblo agrícola, y después abandonado en el año 250 por causa de la erupción del lago de Ilopango; y de nuevo habitado en el año 400, siendo tributario a San Andrés.

Este lugar permite conocer la vida cotidiana de un pueblo maya agricultor de hace 1400 años (siglo VII), y el único conocido en El Salvador.1

Es uno de los sitios arqueológicos más importantes dentro de Mesoamérica porque demuestra cómo era la vida para la gente normal. Se refiere a menudo como “La Pompeya de América” en comparación al sitio arqueológico de Pompeya, localizado en Italia.

En el año 1993 la Joya de Cerén fue declarada Patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Sin duda alguna Joya de Cerén se puede convertir en una ruta turística en El Salvador.

Joya de Cerén fue una comunidad maya que sufrió la misma catástrofe que la antigua Pompeya,  pero sin  pérdida de vida humana. Los arqueólogos no encontraron osamentas humanas en sus excavaciones, lo que indica que la población tuvo tiempo de salir huyendo antes de perder la vida. Sin embargo, dejaron todas sus pertenencias, y esto se ha convertido en una ventana a la vida maya. Las casas de adobe quedaron perfectamente preservadas, al igual que un centro comunitario y hasta un baño sauna. Esto lo tomaron como evidencia de que la comunidad tenía un buen nivel de vida. Hoy día los restos están reunidos en un museo que además presenta posibles escenarios de la vida en el pueblo.

A solo 30 minutos de la capital (37 km) se encuentra un exquisito conjunto de centros ceremoniales, patios y pirámides construidas entre los años 300 A.C y 600 D.C donde vivían los altos dignatarios mayas. Si eres amante de la arqueología puedes visitar 3 grandes sitios arqueológicos durante el mismo recorrido, (Tazumal, San Andrés y Joya de Cerén).

Los Mayas originales quienes vivieron en las regiones montañosas ahora conocidas como El Salvador, florecieron a lo largo de la edad dorada del período clásico hasta comienzos del décimo siglo, fue entonces que la civilización llegó a la cúspide sobresaliendo en arquitectura, arte y ciencia.

Un exquisito conjunto de centros ceremoniales, patios y pirámides construidas entre el año 300 A.C. y 600 D.C. donde vivan los altos dignatarios mayas han sido preservados en San Andrés, El Salvador.

+ INFO: http://www.arqueotur.org/yacimientos/parque-arqueologico-de-joya-del-ceren.html

 

1 comentario:

Luis dijo...

Yo he visitado joya de ceren y es un lugar muy interesante. Si algún día se dan una vuelta por El Salvador no duden en visitarlo. También hay un museo.