8 may. 2012

ISLAS VISAYAS, sabor español.

Las Bisayas o Visayas son uno de los archipiélagos que junto a Luzón y Mindanao conforman el gran archipiélago de Filipinas. Está formada por varias islas bordeadas, principalmente, por el mar de Bisayas. Sus habitantes se llaman bisayos.

Las principales islas son:

  • Panay
  • Negros
  • Cebú
  • Bohol
  • Leyte
  • Sámar

Mapa de Filipinas mostrando las Bisayas

Se cree que los bisayos proceden de la isla de Borneo.

Tras la expedición de Magallanes, los españoles se interesaron por el archipiélago y enviaron a Ruy López de Villalobos y Miguel López de Legazpi en 1543 y 1565, respectivamente, para explorar y colonizar las islas.

Al principio los bisayos aceptaron dicha colonización y muchos se convirtieron al cristianismo y aceptaron al Santo Niño como su patrón. Sin embargo, la situación pronto cambió y varias revoluciones como la de Francisco Dagoboy empezaron a surgir.

La isla de Cebú está situada en el centro de las Visayas, el principal grupo de islas de las Filipinas, y es la novena en extensión del archipiélago.
La historia moderna de Cebú City, también conocida como la ciudad reina del sur, comenzó en marzo de 1521, cuando el marino portugués Fernando Magallanes desembarcó en nombre de la corona española en una villa de pescadores llamada Zubu. Pese a que el propósito de Magallanes era dar la vuelta al mundo, no olvidó la labor tanto colonizadora como catequizadora.
Del paso de los primeros colonos españoles queda la llamada Cruz de Magallanes, levantada por orden del explorador portugués en el lugar donde fue bautizado el primer filipino. Destaca también la Basílica Minore del Santo Niño de Cebú, cuya imagen es considerada como la reliquia más antigua de las islas Filipinas. Según cuenta la historia, la imagen del Santo Niño fue el regalo que Magallanes hizo a la reina indígena Juana el día de su bautismo, en marzo de 1521. De fecha más reciente es el Fuerte de San Pedro, construido en 1738 para defender la ciudad contra los piratas. El fuerte fue baluarte de los libertadores filipinos durante la guerra de Independencia contra los españoles, en 1898. En la actualidad, es un parque histórico cuyos antiguos barracones forman parte del Museo Nacional. Otros puntos de interés de Cebú City son el Museo Casa Gorordo, residencia del primer obispo de la isla, y la calle Colón, la más antigua de las islas. Por último, es obligatorio mencionar el monumento en honor del jefe indígena Lapu-Lapu, que dio muerte a Magallanes en el lugar conocido como Punta Engaño, en la vecina isla de Mactan. Curiosamente, el Lapu-Lapu es hoy el nombre de uno de los pescados más populares.

Pero si es interesante la visita a la capital, aún lo es más viajar por esta tranquila isla de verdes y abruptas montañas, blancas playas y aguas de una limpieza que asombra desde el primer momento. Tomar un baño en cualquier playa de Cebú supone hacerlo en compañía de numerosos peces. El fondo marino está alfombrado por estrellas de mar y corales de vivos colores.
Navegar en una banca, embarcación típica de las Filipinas, puede depararnos sorpresas tan gratas como la de encontrarnos con un cardumen de delfines o presenciar cómo el pez volador despega y aterriza a la par que la barca surca el límpido mar. No menos espectacular resulta viajar por tierra, ora por el mal estado de las carreteras, jalonadas por innumerables pueblos donde el tráfico es infernal; ora por la belleza del paisaje, un impresionante palmeral que en ocasiones adquiere el aspecto de una jungla.
En cualquiera de los cuatro puntos cardinales encontramos lugares donde disfrutar de la naturaleza y de la proverbial amabilidad de los habitantes de la isla. Al noroeste está Sogod, con su costa acantilada cubierta por un manto de vegetación.

En la costa occidental de la isla se encuentra Moalboal, con sus playas de arena fina y dorada. De especial interés es la conocida como White Beach.
Pese a que el fabuloso arrecife de coral que rodeaba esta parte de la costa fue arrasado por un tifón en 1984, parece ser que ya ha comenzado a regenerarse.
Frente a esta localidad está Pescador Island, uno de los lugares elegidos por los amantes del submarinismo. Por último, al suroeste encontramos el tranquilo pueblo de Aagor, desde donde se puede tomar un transbordador para visitar la vecina isla de Bohol, famosa por las Chocolate Hills, 1.268 colinas de caliza que oscilan entre los 40 y los 120 metros, y por ser morada del mono tarsius, el más pequeño del mundo. Si se quiere pasar la noche en Bohol conviene buscar alojamiento en la tranquila isla de Panglao, donde recientemente se han abierto numerosos resorts a la orilla del mar.

Tanto en Bohol como en Cebú sorprende la cantidad de ciudades y pueblos con nombres españoles como Valencia, Antequera, Sevilla, Toledo City, Ronda, Alcoy, Asturias o Alcántara. Otro tanto ocurre con el folclore, la artesanía o la lengua. Las resonancias españolas del cebuano son innumerables: g wuapa (guapa); sarado (cerrado) o abri (abierto). Para colmo, una de las industrias principales de la isla es la fabricación de guitarras españolas, muy demandadas por el mercado japonés. Los cebuanos están orgullosos de su herencia cultural e histórica.

Es recomendable viajar en jeepney una especie de autobús público muy popular en las Filipinas desde Puerto Galera hasta Calapan, la capital de Mindoro Oriental. Pese a que en muchos tramos la carretera no es más que una pista de tierra, el paisaje merece la pena.
Cascadas de agua cristalina, plataneros, palmerales y arrozales se suceden creando un entorno único capaz de reconciliar a cualquiera con el mito de las tierras vírgenes.
Para apearse del jeepney basta decir: ¡para! Pese a que la música suene a todo volumen, los compañeros le darán el mensaje al conductor. No montar en un jeepney es imperdonable. No importa que en el asiento de al lado viaje un cerdo despiezado, o que el número de viajeros exceda la capacidad del vehículo. Y todo gracias al espíritu solidario del pueblo filipino.

Algunos consejos:

  1. Probar el Lapu-Lapu, ya sea al horno, en salsa agridulce o con anacardos.
  2. Comer el mango dulce filipino, en especial el de Cebú. Es un manjar.
  3. Pedir en cualquier restaurante o bar el zumo de calamansí, una especie de lima-limón tropical.

+ INFO: http://www.buceo21.com/REPORTAJES/turismo/filipinas.htm

No hay comentarios: