19 ene. 2013

BEIRUT, la ciudad ave fénix.

Conocida otrora como el París de Oriente, Beirut recibió un fuerte castigo durante los 16 años de guerra en Líbano. La urbe no se ha recuperado aún ni de los bombardeos, ni de la llegada masiva de refugiados; de ahí que muchos recién llegados se queden boquiabiertos ante la destrucción, la reconstrucción, el apiñamiento y el caos existentes.

La ciudad es una de las más diversas de Oriente Medio, dividida entre las diferentes ramas cristianas y musulmanas. Beirut fue destruida durante la Guerra Civil del Líbano y dividida entre Beirut occidental (musulmán) y oriental (cristiano).

Beirut es el centro comercial, bancario y financiero de la región y cuenta con veintiún universidades. Es el hogar de numerosas organizaciones internacionales.

Escudo de Beirut

  Situada en el mismo centro de la costa libanesa mediterránea, Beirut refleja todo tipo de contrastes: edificaciones de exquisita arquitectura conviven con grotescas masas de cemento; casas tradicionales rodeadas de jardines perfumados de jazmín sobreviven, empequeñecidas, a la sombra de modernos edificios; viejos y sinuosos callejones nacen de anchas avenidas; y ostentosos automóviles modernos compiten en la calle con carros de vendedores. Aunque no quede mucho por ver, persiste su carácter vibrante y su encanto.

Hay que visitar:

  • En el barrio de Hamra, en el noroeste de la urbe, se hallan bancos, hoteles, cafeterías y la oficina de correos; esta zona se presta a ver escaparates y empaparse del ambiente de la ciudad. Al norte de Hamra, la Universidad Americana de Beirut cuenta con un museo de arqueología.
  •  Museo Nacional, reinaugurado en 1999 tras un período de reconstrucción. Su colección de estatuillas fenicias resulta particularmente interesante.
  • Museo Sursock  al este de Beirut, una espléndida villa del siglo XIX, de estilo italiano,  que ofrece exposiciones de platería turca, iconos y arte contemporáneo libanés, y que cuenta además con una pequeña pero atractiva biblioteca.
  •  Distrito Central de Beirut (conocido como Downtown) permitirá al viajero hacerse una idea aproximada de lo que esta población sufrió durante la guerra. Partes de esta zona se están restaurando, otras han sido derribadas con excavadoras o convertidas en un paisaje apocalíptico de proyectiles estallados.
  • La plaza de los Mártires, el centro del distrito, se ha demolido en su práctica totalidad (únicamente permanece en pie la conmovedora estatua de los Mártires); un enorme cartel muestra el proyecto que se pretende realizar en este lugar.
  • La mezquita Omari, también denominada la Gran Mezquita, es uno de los escasos edificios históricos que se conservan: originalmente construida como iglesia de los cruzados en la época bizantina, fue convertida en mezquita en 1291.
  • La gruta de las Palomas constituye la atracción natural más famosa de la capital. Estos arcos de roca que surgen del mar se convierten en un hermoso complemento de los acantilados de la costa de Beirut, y los habitantes de la urbe suelen reunirse en ese enclave para admirar la puesta de sol y alejarse del ruidoso tránsito.
  • Pasear por la Corniche, el sendero que bordea la costa, y respirar el aire marino, tomarse un café servido en la parte trasera de una furgoneta o probar algún alimento expuesto en los carritos de los vendedores ambulantes.Beirut
+ INFO: http://tyros.leb.net/beirut/indexes.html

No hay comentarios: