21 de abr. de 2013

COLOMBO, capital del país.

Colombo es la capital y la ciudad más grande de Sri Lanka.

Colombo, con 800.000 habitantes, reúne barrios antiguos y zonas muy modernas. Su paseo marítimo y, sobre todo, el Galle Face Green, un amplio parque de 1,5 km de largo que sirve de paseo y que se llena de puestos de comida por la noche, la convierten en una ciudad agradable y espaciosa. Hay un centro comercial y de negocios al que llaman el Fuerte. Junto a este fuerte, el barrio de Pettah, muy agitado y más tradicional, con una gran mezquita, un mercado y templos hindúes. Más allá, se encuentra el agradable barrio residencial al que los ingleses llamaron Cinnamon Gardens, hoy día, Vihara Maha Devi Park.

Colombo2.jpg

Orientarse en Colombo resulta relativamente sencillo. Al norte, se extiende el distrito Fort, el centro de negocios del país, donde abundan los grandes almacenes, librerías, oficinas de líneas aéreas y está ubicada la sede del Banco Central, que los Tigres tamiles hicieron volar por los aires en enero de 1996. De igual modo, el distrito cuenta con numerosos centros de interés turístico, como la torre del reloj, un antiguo faro, la residencia del presidente (conocida entre como la Casa de la Reina) y un grupo de edificios coloniales que confieren al lugar una aureola de antiguo imperioP1000156

Justo al sur de este punto, se localiza Galle Face Green, con su famoso hotel del mismo nombre, donde nos alojamos, y un paseo marítimo con vegetación esporádica salpicado de partidos de cricket, aficionados a las cometas y citas de enamorados. Los jardines Cinammon, más al sur, constituyen el barrio residencial más moderno de Colombo, con mansiones elegantes, calles bordeadas por árboles y el parque de mayor tamaño de la ciudad. Al este del distrito Fort se  encuentra el distrito del bazar Pettah. Merece la pena perderse por sus calles; sorprende la profusión de artículos: frutas, verduras, carne, gemas, oro, plata, cobre y quincallería.

P1000157    P1000162

Los aficionados al arte no deben perderse el Museo Nacional, que alberga una buena colección de piezas históricas; la Galería de Arte, centrada en retratos y exposiciones temporales de artistas locales; así como las numerosas mezquitas y templos budistas e hinduistas de la ciudad.

Nuestra visita en Colombo fue breve, pero intensa. Llegamos al mediodía y nos fuimos a Odel, un centro comercial con muchas tiendas y bien de precio. Luego, visitamos otras tiendas para comprar los últimos recuerdos ya que nuestro viaje tocaba a su fin. A la puesta de sol, nos fuimos al Galle Face Green, con la arriada de bandera y muchísima” gente tomando la fresca”, vendedores, niños y sus cometas y hasta un mitin religioso.P1000144

Al día siguiente, en tuk tuk nos fuimos a Fort, con casas coloniales y edificios oficiales con barreras y policías. Después, al mercado de Pettah, con muchos puestos de verduras y frutas y la gente superamable sonriendo a todas horas.

Visitamos un templo budista en el centro de Colombo con muchos peregrinos y nos fuimos hasta el lago al Seema Malakaya, un pequeño templo rodeado de agua, donde se respiraba un ambiente de paz y meditación.

Nos fuimos a comer a un buen hotel y después a echar la siesta, para salir a la Galle Face a ver otra puesta de sol.

Por la noche, vuelo a Doha y enlace a Europa.

Y este es el pequeño relato de mi viaje por Sri Lanka, un pequeño gran país, cuya visita recomiendo, pues tiene mucho que ofrecer y como reza su eslogan es la Sonrisa de Asia.

+ INFO: http://sobreturismo.es/2011/10/11/viaje-a-colombo-guia-de-turismo/

1 comentario:

Efimarket dijo...

Qué buen artículo!