7 mar. 2014

REPÚBLICA DOMINICANA, corazón del Caribe.

Situada en el centro mismo del mar Caribe, muy cerca del Trópico de Cáncer, la República Dominicana ocupa dos terceras partes de la isla de La Española. Limita al norte con el océano Atlántico, al este el canal de la Mona la separa de Puerto Rico, al sur limita con el Mar Caribe y al oeste con Haití, que ocupa la parte occidental de La Española.     Dr-map.gif

Tanto por superficie como por población, la República Dominicana es el segundo país más grande del Caribe (después de Cuba); su extensión territorial es de 48,442 kilómetros cuadrados y se estima que tiene aproximadamente 10 millones de habitantes. Limita al norte con el océano Atlántico, al sur con el mar Caribe o mar de las Antillas, al este con el Canal de la Mona, que la separa de Puerto Rico, y al oeste con la República de Haití.

File:Flag of the Dominican Republic.svg        

 Los primitivos habitantes de la isla eran los taínos, que la bautizaron con el nombre de Qisqueya ("Madre de todas las tierras"). Procedentes de las cuencas del Orinoco y el Amazonas, este pueblo amerindio de carácter pacífico vivía de la pesca y la agricultura. Organizados en cacicazgos, han aportado al castellano palabras como barbacoa, coco, macuto o hamaca. Tras la llegada de los españoles y a pesar de la resistencia de caciques como Anacanoa, una mujer, fueron diezmados por la esclavitud y las guerras. Sus adversarios, los violentos y caníbales caribes, tampoco corrieron mejor suerte. El país fue descubierto por Cristóbal Colón en 1492 convirtiéndose en el lugar del primer asentamiento europeo en América, nombrado como Santo Domingo, actual capital del país y primera capital de España en el Nuevo Mundo. Después de tres siglos de dominación española, con interludios franceses y haitianos, el país alcanzó la primera independencia en 1821, pero fue invadido rápidamente por Haití en 1822. Tras la victoria obtenida en la Guerra de la Independencia Dominicana en 1844, los dominicanos experimentaron varias luchas, en su mayoría internas, y también un breve regreso de la dominación española (1861-1865). La ocupación estadounidense de 1916 a 1924, y posteriormente los seis años en calma y prosperidad de Horacio Vásquez (1924-1930), fueron seguidos por la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo hasta 1961. La guerra civil de 1965 terminó con una intervención liderada por Estados Unidos, y fue seguida por varios períodos de gobierno de Joaquín Balaguer (1966-1978). Desde entonces, la República Dominicana se ha movido hacia una democracia representativa.

Debido a su extensión de 48,442 kilómetros cuadrados, incluyendo sus islas adyacentes, ocupa el segundo lugar en tamaño de los países de las Antillas Mayores, después de Cuba. Tiene una extensión de 286 kilómetros de norte a sur y 390 kilómetros de este a oeste. Entre sus islas periféricas están: Saona, Beata, Catalina y Alto Velo.

Tiene un relieve muy accidentado, ocupado en un 50% por cinco sierras y tres grandes cordilleras, dentro de ellas, la cordillera Central donde se localiza la elevación más alta de las Antillas, el pico Duarte (con 3,187 metros).  El resto de la superficie del territorio nacional está conformado por cuatro grandes valles, siendo el principal el Valle del Cibao.

La hidrografía está compuesta por diversos lagos, lagunas y ríos, algunos de las cuales se han convertido en atractivos turísticos de gran importancia, como el lago Enriquillo, junto a sus más de 1,500 kilómetros de hermosas playas, localizadas en el Este, el Norte, el Nordeste y el Sur, entre otros puntos.

Por su posición geográfica, presenta un clima tropical influido por diversos factores geográficos, como la orografía y la influencia de los vientos alisios. Tiene una temperatura media anual de unos 25°C  y la más elevada de unos 34°C registrada entre los meses de junio hasta agosto y la más baja de 19°C que se verifica entre los meses de diciembre y febrero.

La República Dominicana es el destino más visitado del Caribe. Durante todo el año los campos de golf del país se encuentran entre las principales atracciones de la isla. 

Quisqueya , como también se le llama al país, tiene una temperatura promedio de 26 °C y una gran diversidad biológica.

La música y el deporte son de gran importancia en la cultura dominicana, con el merengue y la bachata como ritmos nacionales, y el béisbol como el deporte favorito.

Tanto en la música como en otras manifestaciones de la cultura popular, la impronta africana tiene una enorme importancia. En los barrios marginales de las ciudades y en el campo se practica un especial sincretismo que mezcla los ritos y símbolos cristianos con otros procedentes de las religiones animistas que los esclavos africanos trajeron consigo. Esta mezcla de creencias que los locales conjugan con perfecta armonía, se engloba bajo el nombre genérico de vudú. Aunque su uso no está tan extendido como en el vecino Haití, la fe en los loas -presencias sobrenaturales que rigen la vida- y los zombis -personas vivas o muertas que se transforman en animales o plantas- se mantiene activa.
En otras áreas culturales domina la influencia española. En arquitectura las principales muestras corresponden a los siglos XVI y XVII, cuando se construyó, entre otros, el barrio colonial de Santo Domingo, que alberga destacadas iglesias y palacios. La pintura, sin embargo, empezó a desarrollarse en el siglo XIX, mezclando motivos coloniales y africanos. Ya en el siglo pasado surgen los estilos típicamente dominicanos, en los que destacan Ramón Acevedo o Ada Balcázar

Sin duda alguna, la celebración más importante en el país es el Carnaval, especialmente el de Santo Domingo, que se llena de desfiles y carrozas. De arraigada tradición e influencias barrocas es el de Santiago de los Caballeros, mientras que los de La Vega destacan por los "diablos cojuelos", hombres disfrazados con prendas de vivos colores.
El 15 de julio la capital acoge el popular y animado Festival del Merengue. Durante toda una semana, la ciudad es un hervidero de música, baile, mercadillos y puestos de comida. Durante la primera semana de septiembre, la fiesta se traslada a Puerto Plata con su Festival.

La cocina autóctona es una mezcla de la gastronomía taína, africana y española. Sin embargo, es muy sencilla y, en contra de la costumbre caribeña, no abusa del picante. El sancocho, una especie de cocido con caldo y varias clases de carne y legumbres, y el locrio criollo, similar a la paella valenciana, son dos platos influidos por la gastronomía española. Los chicharrones, el mondongo -equivalente local a los madrileños callos- o el arroz moro, con legumbres y vegetales, son comidas muy populares.

A la hora de comprar objetos típicos no pueden faltar las alhajas y otros objetos de ámbar, la joya nacional. Un viaje a la República Dominicana no está completo si no se adquiere esta resina fósil de tonalidades amarillentas o marrón oscuro. El mejor lugar para comprarla es en Puerto Plata, donde incluso existe un museo sobre esta piedra. En todo caso, conviene comprarlo en lugares reconocidos para evitar las falsificaciones.

Hay que visitar, aparte de las playas y los resorts, ciudades como Santo Domingo, la capital, Santiago de los Caballeros, Valle del Cibao, Samaná, Puerto Plata, Parque Nacional del Este, San Pedro Macorís, Punta Cana, Playa Bávaro, visitar algún ingenio de azúcar y bateyes (aldeas de los antiguos esclavos).

+ INFO: http://www.godominicanrepublic.com/rd/index.php?option=com_content&view=article&id=2&Itemid=12&lang=es

 

 

.

No hay comentarios: