10 mar. 2014

SANTO DOMINGO, la ciudad primada de América.

Fundada en 1496 por Bartolomé Colón, hermano del Almirante, la actual capital del país fue la primera llave a las Indias -antes de ser destronada por La Habana- y guarda numerosas muestras de su pasado. Fue la ciudad donde por primera vez en el Nuevo Mundo se instaló un arzobispado y donde se levantó la primera universidad americana en 1538. Su barrio colonial, que aún alberga un marcado aire andaluz en muchos de sus rincones, es el conjunto más monumental de la isla y la primera aportación de la arquitectura española al Nuevo Mundo. Su trazado renacentista, casi cuadriculado, fue precedente y modelo de todas las ciudades americanas posteriores. Deambulando por él se pueden seguir las huellas de la historia.

Para empezar se entra por la puerta del Conde hasta el Alcázar de Colón, llamado así por ser morada de Diego Colón, hijo del descubridor y primer virrey de la isla, aunque antes residió en la Casa del Cordón, en la calle Isabel la Católica. De estilo renacentista, gótico y mudéjar, tiene la particularidad de haberse construido sin emplear para ello clavos. En la calle donde se ubica, la de las Damas, paseaba su esposa María de Toledo con su séquito.
En esta vía se encuentra la capilla de los Remedios y la casa del gobernador Nicolás de Ovando, de estilo gótico y una de las más bellas de la ciudad, que actualmente alberga un hotel. Al final de la calle están las Casas Reales. Construidas en el siglo XVI, como la mayoría del casco antiguo, albergaban las Reales Audiencias y la Capitanía General y en ella se ubicó el primer tribunal de las Américas. Entre otros muchos lugares de interés ubicados aquí, destaca la Fortaleza de Santo Domingo, una de las construcciones militares más destacadas del Caribe.

Muy cerca se ubican las Reales Atarazanas, antiguo almacén colonial donde se guardaban las mercancías que luego se llevarían a Europa. Actualmente es un museo que alberga restos de objetos encontrados en buques. Las Reales Atarazanas fueron la Casa de Contratación. En la iglesia de las Mercedes vivió Tirso de Molina y allí escribió "El Burlador de Sevilla y el convidado de piedra", cuyo protagonista es el inmortal Don Juan Tenorio. En la casa del Cordón se pesaban los tributos que había que pagar al pirata Francis Drake y la del gobernador Ovando se ha convertido en un hotel con encanto. La Catedral, finalizada a mediados del siglo XVI, es la primera del Nuevo Mundo. De estilo predominantemente gótico isabelino, se divide en tres naves y alberga cuadros de Velázquez y Murillo.

La parte moderna alberga los principales museos de la ciudad, como los de Historia Natural, repleto de hermosas orquídeas, el de Historia y Geografía, el del Hombre Dominicano, la Biblioteca Nacional y el Palacio de Bellas Artes. En el Parque del Este se encuentra el Faro a Colón, una enorme cruz que alberga los restos del almirante y el Museo Arqueológico.
No puede dejarse de deambular por el Malecón, un animado paseo marítimo que corre paralelo al Mar Caribe y que está repleto de restaurantes, bares y discotecas donde el merengue no cesa en toda la noche. Otros lugares de marcha son los alrededores del hospital San Juan de Bari o de Las Atarazanas. La playa de Boca Chica, en las afueras, es en sí misma un espectáculo de fusión.

+ INFO: http://www.reddominicana.com/elpais/santodomingo/

 

 

No hay comentarios: