13 sept. 2016

JAPÓN, el país del sol naciente.

Los caracteres que componen el nombre de Japón, Nipon(日本国) significan «el origen del sol», motivo por el que el país también es conocido como la Tierra del Sol Naciente.El archipiélago que compone Japón está presidido por cuatro grandes islas en torno a las cuales se esparcen multitud de grupos de pequeñas islas colindantes.

                                       Resultado de imagen de bandera de japon                                
Honshu es la isla central, que alberga centros financieros y de negocio como la capital Tokio u otras ciudades con carácter propio, como el segundo núcleo urbano, Osaka, o la antigua capital y ciudad imperial, Kyoto.
Hokkaido, que es, por tamaño, la siguiente en el ránking de islas japonesas, está situado al norte del país y goza de uno de los paisajes más verdes y agrarios de Japón.
Kyushu se sitúa como siguiente isla central con ciudades míticas como Nagasaki o centros industriales como Fukuoka.
Por último, Shikoku aparece como la cuarta isla principal.              
En este sentido, si algo puede definir la geografía nipona es la cantidad de abrupciones y montes que la conforman. Cuatro de las quintas parte que componen Japón están protagonizadas por montañas.

Cerca de 6.800 volcanes, semiactivos y extinguidos, pueblan este país profundamente montañoso. Pero si alguno destaca entre las cordilleras niponas, a modo de estandarte nacional, es el monte Fuji. Asentado en un cono perfectamente simétrico, el monte Fuji es una de las maravillas de la  naturaleza japonesa cuya visita resulta ineludible.

                     P1010217             Resultado de imagen de monte fuji japon

Otras de las ciudades esenciales, en cualquier viaje a Japón que se precie, son Hiroshima, Kobe, Nara, Nagano o Sapporo, además del archipiélago de Ryukyu –que incluye la isla de Okinawa– al sur y este de Kyushu o Izu y Ogasawara, al sur de Honshu.      P1010460     P1010175

 

A pesar de su reducido tamaño y de ser un país relativamente pobre en recursos naturales, Japón es la segunda potencia económica mundial. La sociedad nipona intenta compatibilizar la influencia de Occidente con la conservación de sus tradiciones. Con una población de unos 130 millones de habitantes Japón es el quinto país más poblado de Asia —dejando al margen a Rusia— y el décimo del mundo. Tokyo, la capital, con 30 millones de habitantes es el área urbana más poblada del mundo.

En las últimas cinco décadas Japón ha pasado de una economía tradicional agraria a una economía moderna. Además, el crecimiento de la economía japonesa durante ese período ha sido extraordinario, y Japón se ha convertido (a pesar de su reducida superficie y de ser un país relativamente pobre en recursos naturales) en la segunda potencia económica mundial por el volumen de su PNB detrás de Estados Unidos (la tercera si se considera la Unión Europea en su conjunto). La fuerte participación del Estado, la cooperación entre éste y las empresas, una política comercial agresiva, una gran autodisciplina en el trabajo, la inversión del ahorro privado a interés bajo y el uso de tecnología punta son algunas razones que explican lo que se conoce como «el milagro económico japonés».

 Resultado de imagen de industria japonesa           Resultado de imagen de industria japonesa     Resultado de imagen de industria japonesa

HISTORIA
La inexistente apertura hacia el exterior que tuvo Japón hasta prácticamente el siglo XIX, excepto la entrada pionera de misioneros católicos a mediados del siglo XVI para sufrir una gran persecución, marca la hermética historia tanto a niveles sociales como económicos o políticos.
Este fenómeno obtiene un giro radical en la época moderna: la sociedad japonesa se abre al exterior y, tras un aprendizaje y equipamiento conocido como el «milagro japonés», dispara a esta sociedad entre los primeros países desarrollados del mundo.

Los primeros emigrantes procedían del oeste de Corea y norte de Siberia, aunque también existen pruebas de que etnias de Polinesia migraron hacia las islas niponas. En todo caso, estos emigrantes ocuparían el territorio japonés hasta el año 300 a.C. dando lugar a la era Jomon, cuando se asentó definitivamente el poder imperial.
Durante los siguientes siglos, diferentes eras protagonizarían la historia evolutiva del pueblo que hoy conocemos como japonés, con legados como un primario proceso de cultivo del arroz o la utilización de artilugios de bronce y hierro. Entre las eras destaca el periodo Yamato, que da origen a la autodefinición del pueblo nipón.

 Resultado de imagen de japon antiguo       P1000782

Debido a la extensión cronológica de casi 1.000 años y las fuertes cicatrices que dejaría en la época moderna, los siglos medievales de toma de poder por parte de la figura del Samurai, guerreros terratenientes, son vitales en el historia de este país. Como consecuencia de un cierto abandono en el ejercicio de gobierno de la dinastía imperial durante el siglo IX y X, los guerreros propietarios o Samuráis emergieron como Señores guardianes al servicio de sus terrenos o condados de forma autonómica y vertebrando el sistema de poder. Cinco periodos (Kamakura, Muromachi, Momoyama, Cristiano y Tokugawa o Edo) se sucederán entre 1185 y 1867 en un sinfín de luchas internas y estrictos códigos de honor Shogun para terminar degenerándose, dando lugar a la época moderna o Meiji (1868-1910).
El emperador que dio nombre a esta nueva época retomó el poder en un intento de limitar la rápida occidentalización que estaba viviendo el país. Además, se inició la época de las grandes conquistas –enfrentamientos bélicos mediante- con la guerra sino-japonesa (1937-45) y ruso-japonesa (1904-1905), paso previo a futuras ansias de territorios que conducirían a los gobiernos militares antes y durante las Guerras Mundiales.

En 1926, Hirohito, el emperador que contempló en su persona la transición desde la óptica medieval a la modernidad, ascendió al trono que, por entonces, aún suponía una representación divina en el mundo. Los profundos azotes de la depresión de 1930 fueron, como en el resto de países implicados, el caldo de cultivo principal para el alzamiento de gobiernos dictatoriales desde cargos militares.
Así, una alianza tripartita con Alemania e Italia fue el vehículo de colonización japonesa en Oriente y la entonces URSS, planes bélicos que, de la mano del líder Tojo Hireki, desembocarían en un asedio aliado brutal exigiendo la rendición incondicional. Las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki en 1945 constituyeron el fin político-militar con uno de los pasajes históricos más lamentables de la historia mundial. La visión del Emperador renunciando a su carácter divino resume un momento crucial y el inicio de una nueva era contemporánea japonesa.
Con la ocupación americana (1945-1952) como marco, Japón vivirá una rápida adaptación de sus estructuras básicamente medievales a la sociedad moderna. Se redacta una nueva constitución democrática siguiendo el modelo norteamericano; se introducen reformas políticas y sociales; se implanta la burocratización de las estructuras oficiales y sobre todo, la desmilitarización general del país. Todo ello para servir como escena del fenómeno económico-social conocido como «Milagro Japonés».

CULTURA

El arte japonés está impregnado de valores éticos, y esta idea condiciona todas sus expresiones. El concepto de Bushido, como adhesión a la naturaleza, que todo lo gobierna, da lugar a su gran protagonista artístico: el paisaje. Y es la contemplación de éste, que se refleja en el motivo esencial que encontramos en una muestra pictórica del Monte Fuji; en una reproducción xilográfica de la isla de Itsuku o en la extensión arquitectónica «natural» que representan los templos de Kyoto.
No existe separación entre naturaleza y representación; conviven la materialidad y el misticismo con una profunda religiosidad –en sus diferentes vertientes, incluso conjuntas- con la negación de las reglas impuestas por la religión. Esta idea hace que se pierda el interés por la perfección técnica, tradicionalmente europea, hacia la recreación de la naturaleza.Por ello, además de las manifestaciones protagonistas como la pintura, la escultura o la arquitectura, otras artes menores como la artesanía tienen un gran desarrollo en la cultura japonesa. La simbología se une nuevamente con el gusto por los materiales y la pureza o el minimalismo de las formas.

P1010283      P1010329     P1010451   P1010423

La arquitectura tiene un lugar privilegiado en las artes, como intento de fusión con la naturaleza, moldeando maderas y piedras hacia suaves formas que se insertan en el paisaje.

El manga o cómic japonés es una de las representaciones artísticas –hoy en día, también fenómenos económico-sociales- más claros que ha aportado la sociedad nipona.
Las representaciones dramáticas tienen en esta cultura dos estandartes claros: el teatro melodramático Kabuki y el No, teatro formal de máscaras. Además, mención especial merece el Ikebana o el arte floral.
En la literatura clásica japonesa resultan ineludibles los «Haikus» o sistema de estrofas de poesía, en medio de una prolífica literatura escrita por mujeres. En la época contemporánea, Yukio Mishima, cabeza de la generación de la guerra, y Kenzaburo Oé, premio Nobel, son entidades de la literatura mundial.

Las religiones principales en Japón – Sintoísmo y Budismo-, están alejadas de los ritos judeocristianos y dadas a la exaltación de fenómenos de la naturaleza.

P1010318        P1010349      P1010357

CLIMA

El verano nipón es muy caluroso, con una humedad elevada propia de un clima tropical. Los japoneses subsisten a base de sistemas de aire acondicionado omnipresentes.

Hay que resaltar la mabilidad y buena educación del pueblo japonés. Si les demandas ayuda, se vuelcan en informarte, ayudarte, orientarte… dejando sus quehaceres para prestarte atención y satisfacer tus demandas.

TRANSPORTE

El mejor medio de transporte para moverse por Japón es el tren. Con un funcionamiento cuasi perfecto, el ferrocarril japonés es el mejor del mundo. Las grandes ciudades tienen red de metro, limpio, eficiente y barato. Para conectar las ciudades, hay muchas clases de trenes, destacando el tren bala o shinkansen: El «tren bala», así denominado, fue en su momento uno de los símbolos de la tecnología punta aplicada en el Japón moderno. Con una velocidad de algo más de350 kilómetros por hora, sus posibilidades han sido maximizadas con túneles bajo tierra y agua que consiguen trasladarnos de isla en isla en un tiempo que en la década de los ochenta supuso un récord mundial. Para ir de Tokyo a Hiroshima se tardan 3 horas y media. (810 km). Los carteles están en japonés e inglés y lols empleados te informan el tren que debes coger. Con el Japan Rail Pass de 1, 2 o 3 semanas puedes viajar por todo el pais.

P1000775         Resultado de imagen de tren shinkansen

GASTRONOMIA

Uno de los grandes placeres que alberga Japón para el visitante es su exquisita gastronomía, acompañada de una multitud de tipos de té. En caso de desconocer completamente su cocina, debemos concienciarnos previamente del sentido de ésta. Un gusto elevado por la estética en la disposición de pequeñas raciones de platos y un cuidado supremo en el tratamiento de los alimentos hacen de la comida japonesa una dieta sana, muy ligera y altamente proteica con pocas grasas.
El típico sushi o sashimi (pescado crudo), tempura (verduras fritas) o suki-yaki (especie de potaje de carne con verduras y algas cocinado en el momento, normalmente por los mismos comensales) son algunos de los platos más conocidos. Además de pescados y verduras, existen platos típicos de carne como yaki-tori (pinchos de pollo) o shabu-shabu (verduras y carne en tablas con diferentes salsas). Junto a todo ello, el tazón de arroz cocido, e incluso la sopa de miso (soja), son complementos básicos.

Resultado de imagen de almuerzo japones        Resultado de imagen de almuerzo japones

 

En el aspecto de las bebidas, la cerveza es la reina de toda celebración y encuentro japonés, siendo las variedades de la isla de Hokkaido, las más apreciadas.( cerveza Sapporo) Además de los tradicionales licores y bebidas alcohólicas clásicas, el sake es el vino tradicional japonés hecho a partir del arroz. Su consumición puede ser fría o caliente; en este último caso en el cual deberemos tener mucho cuidado y no confiarnos de la escasa graduación alcohólica.

LUGARES

Al plantearse un viaje a Japón debemos estar preparados para una de las combinaciones más originales de tradición y vanguardismo, presente en inmensas metrópolis, colmo del futurismo, o pequeños pueblos rurales rodeados de templos antiguos entre frondosos bosques. Nosotros, hicimos un viaje por Japón yendo por libre por un período de 17 dias (2 de vuelos y 15 días de visitas) y recorrimos Tokio, Nikko, Hakone, Nagoya, Valle del Kiso (ruta de Nakosendo a Tsumago), Kanazawa, Shirakawago, Kioto, Nara, Osaka, Hiroshima, Miajayima y regreso a Tokio.

El viaje fue muy intenso e interesante, ya que el país es exótico, novedoso, natural, atractivo, tradicional, moderno y muchos adjetivos más. A través de los posts, iremos desgranando lo que vimos y fuimos descubriendo.

¡ Japón es un país que enamora, engancha y con deseos de volver.!

+ INFO: http://www.jnto.go.jp/eng/yourguide/esp.pdf

 

No hay comentarios: