18 sept. 2016

NIKKO, la luz del sol.

Nikkō (literalmente, «luz del sol») es una ciudad de Japón que se encuentra en la región de Kantō (a 140 km. de Tokio). La serie de santuarios y recintos sagrados que hay en Nikkō, así como los balnearios (onsen) de los alrededores, hacen de la localidad un centro religioso y turístico muy visitado. El conjunto de templos y santuarios de Nikkō, fue inscrito por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad en 1999.

Nikkō creció como un centro espiritual, hasta que el shōgun Tokugawa Ieyasu lo escogió como el lugar ideal para levantar su propio mausoleo. El mausoleo, llamado Tōshōgū, fue construido por su nieto, Tokugawa Iemitsu, en 1634. Tokugawa Iemitsu construyó el mausoleo con el máximo de esplendor que le fue posible, pues su intención era utilizarlo como una forma de reflejar la grandeza y el poderío del clan Tokugawa, y así impresionar a sus rivales.

El mausoleo de Tokugawa Ieyasu

PagodaNikkoJapan.JPG      P1010193

Durante dos años, más de quince mil artesanos y carpinteros de todo el país trabajaron en la construcción de Tōshōgū, el mausoleo que contendría las cenizas del shōgun Tokugawa Ieyasu. El mausoleo es considerado el clímax del estilo arquitectónico, característico de los santuarios japoneses.

Entre los numerosos grabados del santuario, aquí se halla el famoso de los Tres Monos Sabios (oír, ver y callar).

De izquierda a derecha tenemos a Kikazaru, Iwazaru, Mizaru los monos que ni escucharán, ni hablarán, ni mirarán aquello que traiga el mal.

Existe un dicho japonés que reza: ‘No digas que es magnifico hasta que no hayas visto Nikko’, y lo cierto es que en Nikko se halla el conjunto monumental más impresionante de todo Japón.

Por los caminos del bosque, entre los templos, se puede degustar un bocado en una caseta atendida por una minúscula anciana: y es que en Nikko todo es silencioso, antiquísimo y espiritual. Se trata de una bolita de pasta de judías dulces.

P1010191

P1010203

Barriles de sake en ofrenda en los templos.

Shinkyo, el puente sagrado: Fue construido para poder ingresar al mausoleo del primer shōgun Tokugawa, cruzando el río Daiya. Los registros dicen que el puente ya existía en 1636, aunque la fecha exacta de su construcción no se ha precisado. Tiene una longitud de 28 metros de largo, y fue construido en el sitio donde tuvo lugar el legendario cruce del río por Shodo Shonin. Una inundación destruyó el puente original en 1902; el actual es una reconstrucción de 1907, y está vedado el tránsito por el mismo. Pertenece al santuario Futarasan-jinja.

También es importante saber que todos los templos tienen un horario de visita estipulado, y que suelen abrir a las 8 de la mañana, cerrando entre las 3:30 y las 6 de la tarde. Por lo cual, sólo pudimos visitar 2 templos, los más importantes.El más importante de los templos que podremos ver en Nikko es el Toshogu. Se trata del templo sintoísta en el que está enterrado Ieyasu Tokugawa – nacido en 1543 y muerto en 1616 -, el primer shogun de Japón –un mando militar histórico.Entre las cosas que no debemos perdernos en nuestra visita a este conjunto monumental están las Torii –puerta de entrada al santuario sintoísta-;la pagoda de cinco pisos; el ‘Establo Sagrado’ que contiene un caballo blanco y en cuya decoración exterior encontramos los famosos ‘Monos de la sabiduría’,el Yakushi-do es una estancia con un gran dragón pintado en el techo, un buda y un bloque que hace un ruido que se dice que es idéntico al llanto de un dragón; la famosa talla del gato durmiendo; y los tres budas del templo Rinno-ji.P1010205

P1010208

Para huir del agobio de Tokio, la mejor excursión es visitar Nikko y sus templos.

+ INFO: https://www.turismo-japon.es/descubrir-japon/japon-por-zonas/kanto/excursiones-en-kanto/tochigi/nikko

1 comentario:

DOMIMUNDO dijo...

Muy buena exposición e información.

Domingo