4 dic. 2017

STAVANGER Y EL PREIKESTOLEN.

Stavanger es una ciudad portuaria y municipio del sudoeste de Noruega. Es la cuarta ciudad del país con 132 102 habitantes.​ Es la capital noruega del petróleo. Las actividades tradicionales de Stavanger son el transporte marítimo, la construcción naval, el turismo y la industria conservera, aunque esta última ha perdido importancia con el paso de los años.

Hacia el año 1100, la ciudad se convirtió en un centro administrativo y comercial importante, al mismo tiempo que el rey Sigurd el Cruzado otorgó a la ciudad el rango de sede episcopal y mandó iniciar las obras de construcción de la catedral. Stavanger adquirió su titularidad de ciudad en el año 1125, en el momento de finalización de la catedral. En 1536, con la reforma, el peso religioso de Stavanger decayó. La verdadera expansión de la región no se inició hasta el siglo XIX. Entre 1815 y 1870, gracias a la pesca del arenque, se estimuló la creación de una próspera industria conservera, generando un enorme crecimiento económico y poblacional. Stavanger creció, y pasó de ser una pequeña ciudad costera, a la cuarta ciudad más grande de Noruega, una posición que mantiene hoy en día. El arenque salado se exportaba a los países bálticos y los navíos mercantes regresaban a Noruega cargados de grano, lino y cáñamo.

Stavanger es la capital de la industria petrolera Noruega. Fue a partir de mediados de la década de 1970 cuando la industria del petróleo se convirtió en el primer sector de actividad de la región. La mayor compañía petrolera de Stavanger es Statoil.

Stavanger fue elegida como capital europea de la cultura en 2008 y se reconstruyeron grandes zonas del centro para el acontecimiento.

Preikestolen

Uno de los atractivos turísticos más importantes de Stavanger no se encuentra dentro de la ciudad sino a las afueras: se trata del Preikestolen, un macizo rocoso que se asoma sobre el fiordo de Lyse y que ofrece unas magníficas vistas del fiordo y la región.

Stavanger no es demasiado grande y se puede recorrer a pie. Sus calles sinuosas y adoquinadas están diseñadas para seducir al caminante, sobretodo en la ciudad vieja. Orientarse es bien sencillo gracias al Vågen, un pequeño entrante de mar que divide el puerto en dos partes que forman una uve. Pocos pasos al sur del vértice del puerto tenemos otro interesante punto de referencia, el lago Breiavatnet. Justo en el vértice de la uve se halla la Catedral de Stavanger, un templo sencillo pero de apariencia muy robusta. En la vertiente este del puerto, el barrio viejo o Gamle Stavanger. Esta parte de la ciudad es una delicia para todos los que busquen algo de tranquilidad y disfrutar de un paseo agradable entre hermosas y centenarias casitas de madera.Casas de madera en Stavanger

En esta zona se encuentra el museo de la Conserva, donde se expone la industria conservera y latas y objetos antiguos a la venta. Hay que perderse por las serpenteantes callejuelas adoquinadas con elementos decorativos dignos de cualquier revista de decoración. Huele a flores frescas y sus jardines parecen un milagro para el clima de Noruega.

Vero y Teo en el Gamle Stavanger

En definitiva una ciudad coqueta, colorida, animada, divertida, marinera, sorprendente para el viajero.

Y el gran motivo, por el que los turistas van a Stavanger, es el ascenso al Preikestolen ó el Púlpito.

Te olvidarás del dolor de piernas y del sudor cuando alcances la cima. Preikestolen (El Púlpito) es una formación rocosa cuadrada que se parece a un púlpito, y que se eleva 604 metros sobre el Lysefjord.Preikestolen

El recorrido:

    Norway Preikestolen.jpg


Para realizar la travesía se sigue un camino a través de senderos de montaña y lagos glaciares. Partiendo de la zona situada en la base (donde aparcan los autobuses turísticos) el recorrido es de unas 4 h .   Esto incluye más o menos dos horas de subida, media hora de estancia en lo alto y hora y media de bajada. Sin embargo, los tiempos de recorrido pueden variar dependiendo de la experiencia del visitante, así como de las condiciones climáticas.

  Preikestolen recibe unos 80 000 visitantes cada año, la mayoría en los meses de verano.

En cuanto a la roca misma, se trata de un saliente que se asoma sobre el Lysefjord, con una caída vertical de 604 m. La meseta superior mide unos 25 m x 25 m. La saliente es medida cada año y no presenta mayores variaciones con el paso de los años. Sin embargo, desde el punto de vista geológico, algún día el púlpito cederá y caerá al fiordo. La caída del fiordo ocurrirá, según la leyenda, cuando cinco hermanos se casen con cinco hermanas.

Desde Stavanger salen varios ferrys al día, tanto de ida como de vuelta, que unen esta ciudad con el pueblo de Oanes, al otro lado del fiordo. El recorrido no dura más de media hora y desde ahí salen autobuses que en unos 20 minutos te llevan hasta el comienzo del camino, Preikestolhytta, que se encuentra a más de 200 m. Aquí existe un restaurante, tienda de regalos, oficina de correo, áreas de descanso y baños.Resultado de imagen de preikestolen

Preikestolen, el púlpito de los Dioses, es una de las más bellas maravillas naturales de este país nórdico.

Y hasta aquí, el relato de mi viaje por Noruega, realizado en agosto de 2017.

+ INFO: https://www.viajesyfotografia.com/blog/en-gamle-stavanger-entre-casas-de-cuento-y-una-vieja-fabrica-de-conservas-noruega/

https://elpais.com/elpais/2016/05/09/paco_nadal/1462745131_146274.html

No hay comentarios: