2 dic. 2008

AREQUIPA, la ciudad blanca. Agosto 1999.




La ciudad de Arequipa, se encuentra a una altura de 2.335 metros, enclavada en un fértil valle entre el área costera del desierto de Atacama y los contrafuertes de la cordillera de los Andes Occidentales.



El corazón de la ciudad histórica está constituido por la Plaza de Armas (Plaza Mayor), con sus portales, el palacio de la ciudad (municipalidad o alcaldía) y la Catedral, el más importante edificio religioso neoclásico del país, y la Iglesia de la Compañía (Jesuitas), el mejor conjunto del barroco mestizo del s. XVII.
En el año 2000, el centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

El monasterio de Santa Catalina, 20 000 m2 de superficie, es una espectacular ciudadela religiosa, que integra los estilos de los siglos XVI y XVIII, desde el año 1970, el público puede visitar el Convento de Santa Catalina considerado uno de los mayores atractivos turísticos de Arequipa. En su interior, tiene un templo de grandes dimensiones, claustros, celdas, fuentes, una pinacoteca, jardines e importantes murales.
Cabe señalar, que este gran convento-ciudad, con calles internas, fue un claustro de ingreso prohibido durante cuatro siglos.

La llamada "Ciudad Blanca" por sus construcciones a base de piedra de sillar blanca (lava volcánica) de este color ofrece a sus visitantes una de las mejores colecciones de arquitectura colonial del país. Rodeada de imponentes volcanes como el Misti, su edificio más emblemático es el Convento de Santa Catalina. Hasta hace bien poco era hogar de medio millar de monjas, y hoy aún mantiene ese clima de paz y sobriedad en sus salas y patios.
Tres volcanes se yerguen frente a Arequipa, entre ellos el Misti (5.821 mts), que se puede apreciar desde cualquier punto de la ciudad. La ciudad alberga el cuerpo momificado, «el mejor conservado del mundo», y congelado de una niña inca, a la que se llamó Juanita, que fue encontrado en un santuario del nevado de Ampato en 1995. Está en el Museo Santuarios Andinos de la Universidad Catolica de Santa Maria. Este museo es el lugar donde se encuentra en exhibición "La Dama de Ampato", el ser humano mejor conservado de las Américas

Arequipa es conocida también como tierra de líderes por ser el lugar de nacimiento de hombres destacados en el campo de la política (presidente Bustamante) y de la literatura (Mario Vargas Llosa).
La comida arequipeña ha alcanzado fama internacional, y es una de las más variadas y sabrosas del Perú. Posee la mayor diversidad respecto a otros departamentos del Perú y sobresale por el buen sabor, gracias a la condimentación y el uso de rocoto, una de las características peculiares de la comida es que es preparada con ají molido (paprika); esto hace que los lugares donde se expende se llamen picanterías.
Entre los más conocidos se encuentran el chupe de camarones, ocopa arequipeña, rocoto relleno, adobo de chancho (cerdo), soltero de queso, pastel de papas, costillar frito, cuy y conejo chactado, cauchi y el chaque. Como postre se recomienda el queso helado y para beber, además de la chicha de jora, la cerveza y el anís de la región (licor de anís o anisado).

Después de la dura jornada atravesando el Cañón del Colca, llegamos a Arequipa por la noche. Cenar y dormir en un buen hotel, fue una grata experiencia. Al día siguiente, paseamos por la ciudad blanca e ibamos descubriendo sus tesoros, la Plaza de Armas, la Catedral, las iglesias de los Jesuitas y de Sto. Domingo, la calle San Francisco, el mercado, el museo de la Momia Juanita, etc. siempre acompañdos de un sol radiante y viendo muy cerca los nevados de los Andes.


Comer en un restaurante el chupe de camarones y otras especialidades arequipeñas y por la noche oír folclore peruano, hicieron muy agradable nuestra estancia en Arequipa. Lástima, que sólo estuvimos un día, pues partíamos para Puno en la siguiente jornada.


video

No hay comentarios: