4 mar. 2015

ESCOCIA, algo más que whisky.

Escocia (en inglés y escocés, Scotland) es el más septentrional de los cuatro países constituyentes que forman el Reino Unido. Junto con Inglaterra y Gales, forma parte de la isla de Gran Bretaña, abarcando un tercio de su superficie total; además consta de más de 790 islas. Limita al norte y oeste con el Océano Atlántico; al este con el Mar del Norte, al sur con Inglaterra y al suroeste con el Canal del Norte y el Mar de Irlanda. El territorio escocés abarca 78.772 km2, y su población se estima en 5.116.900 habitantes, lo que da una densidad de población de 65 habitantes por km2. Aunque la capital es Edimburgo, la ciudad más grande de Escocia es Glasgow, en cuya área metropolitana vive cerca de un 20% del total de la población escocesa

El Reino de Escocia fue un estado independiente hasta 1707, fecha en la que se firmó el Acta de Unión con Inglaterra, para crear el Reino de Gran Bretaña. La unión no supuso alteración del sistema legal propio de Escocia, que desde entonces ha sido distinto del de Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte, por lo que es considerada en el derecho internacional como una entidad jurídica distinta. La pervivencia de unas leyes propias, y de un sistema educativo y religioso diferenciado forman parte de la cultura escocesa y de su desarrollo a lo largo de los siglos.

Surgido en el siglo XIX, el independentismo escocés ha ganado influencia desde finales del siglo XX; representado por el Scottish National Party (SNP, Partido Nacional de Escocia), que aboga por la independencia de Escocia y obtuvo la mayoría absoluta en el Parlamento escocés en las elecciones de mayo de 2011. El 18 de septiembre de 2014 se celebró otro referéndum, para decidir si Escocia debería ser un país independiente del Reino Unido. Tras un acuerdo entre el Parlamento Escocés y el Parlamento del Reino Unido, la pregunta formal de este referéndum fue: ¿Debe Escocia ser un país independiente? Sí o No. El resultado de la consulta obtuvo un 55,3 % de los votos para el "No".            

Escocia está subdividida en tres zonas:

Las Highlands o Tierras Altas son generalmente montañosas y están divididas por el Great Glen o "Gran Valle". Las mayores elevaciones se encuentran aquí, el Ben Nevis, el pico más alto, con una altitud de 1.344 metros. Escocia consta de más de 790 islas, divididas en cuatro grupos principales: Shetland, Órcadas, y Hébridas, Además, en esta zona se encuentran numerosas fuentes de agua dulce (loch), incluyendo el lago Ness o el lago Lomond. Algunas partes de la costa consisten en machair, un tipo de terreno consistente en dunas cubiertas de pasto.

  • Las llanuras meridionales o Tierras Bajas están compuestas por una serie de colinas de unos 200 km de longitud, alternados con anchos valles.
  • Las fallas, valles o glens que cruzan Escocia de este a oeste albergan frecuentemente lagos o lochs, Además, Escocia también está cruzada por ríos que fluyen hacia el océano Atlántico o hacia el mar del Norte, y que a menudo dan lugar a fiordos en su desembocadura, tales como el fiordo de Clyde, de Forth o el de Tay. Los ríos más largos de Escocia son el río Tay (193 km), el Spey (172 km), el Clyde (171 km) y el Tweed (156 km).

+ INFO: http://www.visitscotland.com/es-es/

No hay comentarios: