22 nov. 2008

PERÚ, la Tierra de los Incas. Agosto 1999.


Perú, el tercer país suramericano en tamaño tras Brasil y Argentina, limita al norte con Ecuador, al noreste con Colombia, al este con Brasil, al sureste con Bolivia y al sur con Chile. Al oeste es bañado por el océano Pacífico



El territorio de este estado andino se divide en tres grandes zonas: montaña, costa y selva. La cordillera andina atraviesa todo el centro del país de norte a sur a modo de columna vertebral. Los Andes peruanos son uno de los más fascinantes de toda la cordillera, y alcanzan aquí grandes alturas. El punto más elevado es el del volcán Nevado Huascarán con sus 6.768 metros.


Al nordeste se encuentra una de las fuentes del Amazonas. La mayor parte del territorio del Perú está cubierto por densos bosques amazónicos, por lo que más que andino, el país es amazónico o, en todo caso, andinoamazónico. Esto debido a que la selva amazónica cubre más del 60% del territorio peruano, siendo el segundo país con mayor extensión de Amazonía después de Brasil. Al sureste el lago Titicaca es compartido por Perú y Bolivia.

Con 1.300.000 km2 y 28 millones de habitantes de origen multiétnico y multirracial con fuerte legado indígena. El idioma principal y más hablado es el español, aunque también son cooficiales el quechua y el aymara.


Hacia el siglo XII empezó a despuntar la civilización incaica. Desde el lago Titicaca, hacia donde según la leyenda había sido conducido Manco Capac, hijo del dios Sol (Inti) buscando un lugar fértil donde instalarse allí donde se hundiera su vara de plata, se extendieron a lo largo de tres centurias por todo Perú, Bolivia y parte de Colombia y Chile. Desde Cuzco, capital del imperio y residencia del Inca o emperador, se administraba este vasto territorio donde la cultura inca alcanzó un alto grado de desarrollo y sofisticación. Sus técnicas constructivas eran muy perfectas, como demuestra la ciudad de Machu Picchu. Una extensa y compleja red de caminos servía para comunicar las distintas regiones del imperio.

En plena guerra civil entre el Inca Atahualpa y Huáscar se produjo la llegada a Perú en 1531 de Francisco Pizarro, que secuestró a Atahualpa y le prometió la libertad si le entregaba a cambio una habitación llena de oro. A pesar de que se le hizo entrega del oro, Pizarro mandó ejecutar al Inca. Los españoles en pocos años, culminaron la conquista del Imperio Inca.

En 1821, el movimiento independentista dirigido por el general argentino José de San Martín, declaró la independencia e instauró un nuevo estado: la República del Perú.


La cultura peruana es una mezcla de los pueblos precolombinos más la influencia española, dando lugar a un sustrato mestizo que se palpa tanto en el idioma como en la religión, la música, la arquitectura o las artes.

La herencia precolombina es muy rica y variada. En la cordillera andina viven muchos descendientes de las tribus que habitaban el país antes de la llegada de los españoles. En la mayoría de los casos mantienen la lengua (muchos no saben hablar español), la vestimenta, las costumbres y el folclor de sus antepasados. A pesar de que son mayoría, el poder político y económico está en manos de la élite blanca, existiendo un abismo entre las condiciones de vida del pueblo llano, mayoritariamente indio o mestizo, y las de las clases poderosas, invariablemente blancas.

Junto a los restos arqueológicos de los incas, Perú también posee una magnifíca arquitectura colonial, fusión de lo indígena y español.

La música tradicional es la andina, tocada con flautas (quenas), zampoñas, ocarinas y charangos.

En literatura, destacan Mario Vargas Llosa, Bryce Echenique, Jaime Bailey, etc.


La cocina peruana es muy variada; desde el pescado y el marisco de la costa al maíz y la papa, tubérculo del que cuenta con una amplísima variedad de especies.

El plato más característico de Perú es el ceviche de corvina, pescado crudo marinado con limón.

El pisco, un tipo de bebida alcohólica, es sin duda la bebida nacional. El pisco sour, elaborado con pisco, azúcar, claras de huevo y una pizca de limón nunca falta al aldo de un buen plato criollo. El mate de coca es muy útil para restablecerse y recuperar las fuerzas. En los Andes, con alturas superiores a los 3.000 metros, es frecuente el mal de altura. Para evitarlo, hay que descansar después de cada ascensión o esfuerzo físico, comer ligero y tomar infusión de hoja de coca.


Recorrimos el Perú, de norte a sur pasando por Piura, Chiclayo, Trujillo, Huaraz, Lima, Paracas, Nazca, Arequipa, Valle del Colca, Puno, Titicaca, Cuzco y Machu Pichu.


Si quieres sentir el arte precolombino, disfrutar de variados paisajes, degustar una sabrosa gastronomía, conocer otros pueblos y culturas, conversar con gente amable y hospitalaria, tu destino es Perú, donde podrás acercarte a los dioses.








No hay comentarios: