22 jul. 2008

LAPONIA, patria de los sami. Agosto 1990.

Los sami, último pueblo aborigen de Europa occidental, se ha visto obligado a adaptarse a los tiempos para preservar su cultura, su lengua y su ancestral forma de vida en el norte de Laponia. Durante miles de años los sami han habitado la región más septentrional de Europa, el norte de Escandinavia, con una forma de vida basada en la cría de renos, la caza y la pesca.



Cuando se establecieron las fronteras actuales, los sami quedaron repartidos entre el norte de Noruega, Suecia, Finlandia y la península de Kola (Rusia).

Hoy
en día, los renos siguen siendo su principal fuente de ingresos, pero para poder subsistir los sami se han visto obligados a criar manadas cada vez más numerosas y a utilizar medios modernos para su pastoreo. Con la llegada del invierno, los renos que pastan en libertad en las inmensas tierras laponas son reunidos con la ayuda de helicópteros y motos de nieve para ser sacrificados.

El exceso de renos ha provocado un descenso en el precio de su carne, así como de las pieles y cornamentas, que son vendidas como recuerdo a los turistas. Los cuernos de reno son utilizados para fabricar productos artesanales o se trituran hasta conseguir un polvo que, según las creencias populares, tiene efectos afrodisíacos muy apreciados entre los turistas orientales. Los renos más inteligentes no acaban en el matadero, sino que reciben un entrenamiento que dura de tres a cinco años, al término del cual están en condiciones de arrastrar un trineo o participar en las tradicionales carreras que se organizan entre los distintos pueblos sami.   
Rovaniemi es la capital de la Laponia finlandesa. Está situada cerca del círculo polar átrico entre los montes de Ounasvaara y Korkalovaara, en la confluencia de los ríos Kemijoki y Ounasjoki. Además de su situación geográfica como puerta de Laponia y, por tanto, país de Papa´Noell, es una ciudad universitaria que alberga la Universidad de Laponia.
En la ciudad existe el Santa Claus Park, la residencia oficial de Papa Noel, donde se puede disfrutar de un paseo, conocer personalmente a Santa Claus, o enviar una carta desde la oficina postal central de Papa Nöel. También por este parque pasa la línea del Círculo Polar Ártico.
Las auroras polares: A partir de septiembre, al menos 200 noches se prestan para avistamientos de revontulet, fuegos de zorro, el bello nombre con el que los finlandeses designan a estos meteoros polares. Según la leyenda, un zorro meneó con fuerza su cola despidiendo copos de nieve hasta el cielo. Así se creó uno de los espectáculos más fascinantes del firmamento. 
+ INFO: http://www.elmundo.es/viajes/2003/22/1059058647.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Rovaniemi

No hay comentarios: