14 jun. 2010

SANAÁ, la capital de Yemen.

Se encuentra situada casi a 2.200 metros de altitud y en ella destacan sus casas construidas según el estilo tradicional yemení, algunas de las cuales poseen más de 400 años de antigüedad. Entre sus mezquitas destaca la de al-Jami al-Kabir, o Gran Mezquita, una verdadera joya; la de Salah ad-Din, situada en la parte este de la ciudad, y la de al-Aquil, un pequeño edificio que posee unos brillantes minaretes que dominan el zoco al-Milh. De influencia turca en su construcción, tenemos las de Qubbat Talha y la de al-Mutwakil, construida esta última por el imam Yahya. Una visita no debe cerrarse sin visitar la Qubbat al-Bakiliya, construida alrededor de 1600, y la antigua zona del mercado, un auténtico laberinto lleno de vida. El mercado central, Souq al-Milh, está formado por una colección de unos cuarenta pequeños zocos, cada uno especializado en un producto (verduras, especias, qat, uva, alfarería, prendas de vestir, objetos de madera, cobre o plata). En el zoco de Jambiya se puede contemplar a artesanos realizando complejas armas ceremoniales.20470-004-B15A77C9

Según los yemeníes, Sanaa acogió uno de los primeros asentamientos humanos, fundado por Sem, hijo de Noé. Si se sigue la pista de otras fuentes, la ciudad existe desde al menos el siglo II d.C., y hasta 1962, permanecía ceñida por sus antiguas murallas y rodeada por frondosos campos. En la actualidad, se ha convertido en una localidad desordenada con cerca de un millón de habitantes, pero sus muros se mantienen en pie. Numerosos edificios del casco antiguo fueron construidos hace más de cuatrocientos años, y el área amurallada acoge la medina que mejor se conserva en todo el mundo árabe.

La ciudad vieja fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986. La UNESCO inscribió "la ciudad vieja de Sana’a" como Patrimonio de la Humanidad con la siguiente descripción: "Situada en un valle de montaña a una altitud de 2200 metros, Sana’a ha sido habitada por mas de 2.500 años. En los siglos VII y VIII la ciudad fue uno de los mayores centros para la extensión del Islam. Esta herencia religiosa y política puede verse en sus 106 mezquitas, 12 hammams y 6500 casas, todas ellas construidas antes del siglo XI. Las muchas torres de pisos de Sana’a añaden belleza al emplazamiento".Bab_Al_Yemen_Sanaa_Yemen

El Museo Nacional de la ciudad se halla en la casa de la Buena Suerte, un antiguo palacio real construido en la década de 1930. En sus cinco plantas se exhiben muestras de los reinos antiguos de Yemen (incluido el de Saba), de la historia islámica del país y de su cultura popular moderna. El Museo de Artes y Oficios, situado también en un vetusto palacio, está especializado en utensilios de la vida cotidiana, mientras que el estupendo Museo Militar expone con claridad el relato de las numerosas guerras acaecidas en la región.

El 80 % de la población masculina de Yemen mastica el qat, una planta alucinógena que produce somnolencia y relax y a partir de las 2 de la tarde, todos los vendedores están “colocaos” y casi no les importa si venden o no. El qat es en Yemen, poco menos que una religión, y su consumo, mejor si es en grupo o en familia, es un hábito social.14629-mouthful-of-qat-sanaa-yemen

Si pides permiso a un yemení para poder fotografiarle se prestará sin dificultad y se mostrará terriblemente coqueto, enseñándote orgulloso la tradicional jambía, el puñal curvo que siempre lleva encima.

+ INFO: http://www.gordon-stewart.co.uk/sanaa/

No hay comentarios: